El cáncer de boca, un enemigo silencioso

El cáncer de boca, pese a ser uno de los diez tipos de cáncer más frecuentes del mundo, no lidera la lista de los tumores más frecuentes en España, sin embargo, su incidencia ha aumentado durante los últimos años, afectando en mayor medida a hombres que a mujeres.

Este incremento en el número de casos de cáncer de boca está muy vinculado a los hábitos. Es ahí donde el consumo de tabaco o alcohol se presentan como unos de los principales precursores en la aparición de esta patología. Ya en 1992 se atribuían el 70% de los casos al tabaco y el 31% al alcohol.

El riesgo aumenta si se combina el consumo de alcohol y tabaco, ya que el alcohol debilita la membrana de las células de la mucosa de la boca y por lo tanto, la barrera natural de defensa frente a los componentes del tabaco es más débil.

De acuerdo con algunos estudios, el riesgo de este tipo de cáncer en personas que consumen bebidas alcohólicas y tabaco en exceso puede ser 100 veces mayor que el riesgo en personas que no fuman ni toman bebidas alcohólicas.

No debemos olvidar que además del cáncer bucal, el tabaco favorece los problemas de encías como la gingivitis o la recesión de las encías.

 

Cáncer de boca, síntomas y diagnóstico

Según la Sociedad Española de Oncología Médica, SEOM, los tumores más frecuentes de la cavidad oral son carcinomas escamosos. Este tipo de cáncer puede afectar a labios, encías, suelo de la boca, paladar o lengua.

La primera línea de defensa frente a esta patología se encuentra en la consulta de los dentistas. Son los profesionales de la salud bucodental los que tienen que prestar especial atención a los posibles síntomas en cada revisión dental.

Desde la consulta de Instituto Davó no queremos fomentar el autodiagnóstico, ya que siempre debe ser un especialista el que valore y diagnostique.

 

Entre los posibles síntomas recogidos por la SEOM del cáncer oral se encuentran:

  • Lesiones en la boca de coloración blanquecina o roja (leucoplasia o eritroplasia)
  • Ulcera bucal que no cicatriza bien
  • Sangrado bucal constante
  • Molestias al tragar o dolor de oído.
  • Sensación de cuerpo extraño en la boca
  • Cambios del tono en la voz
  • Aparición de algún bulto en el cuello

Para el correcto diagnóstico se deberán realizar distintas pruebas médicas. Entre las pruebas no debe faltar una biopsia de la zona.

Tras el diagnóstico, el tratamiento suele incluir:
– Quimioterapia
– Cirugía para extirpar el área afectada

Un correcto diagnóstico llevado a tiempo es la mejor defensa. De ahí la importancia de acudir por lo menos una vez al año al dentista para realizar una revisión.

 

/Ilustración realizada con elementos gráficos de Freepik.es
Share:

Deja un comentario