Cómo evitar los labios secos en invierno

Los labios son el marco de una bonita y blanca sonrisa. Unos labios bonitos y cuidados son el complemento perfecto para destacar unos dientes cuidados. En Instituto Davó te ayudamos a conseguir una dentadura perfecta y desde aquí te damos algunos consejos para evitar los labios secos en estos días en los que el frío nos lo pone algo más difícil.

Y es que nos labios secos, además de causarnos dolor e incomodidad, estropean la sonrisa. Hay que recordar que la piel de los labios es la más sensible de todo nuestro cuerpo y, por lo tanto, la que más sufre con nuestros malos hábitos y con los cambios meteorológicos. Unos labios hidratados y suaves y una sonrisa perfecta son una de las claves de nuestro encanto personal.

Hay muchos factores que pueden agrietar nuestros labios, pero siempre hay modos de prevenirlo. Te contamos algunos consejos.

 

Adiós a los labios secos: 5 consejos para prevenir su agrietamiento

Los labios son los menos equipados para hacer frente a las condiciones climáticas del invierno. Carecen de una barrera protectora natural, o película hidrolipídica, lo que los hace mucho más frágiles a las agresiones del sol, el frío o el viento. En consecuencia, pierden humedad, se vuelven más ásperos, se agrietan y comienzan a mostrar una antiestética piel muerta que le hacen perder su encanto natural.

¿Remedios para unos labios perfectos?

Ahí van algunos:

  1. Nunca dejes que tus labios se sequen y evitarás que estos se vuelvan frágiles. Para ello es aconsejable que le apliques bálsamos hidratantes. Estos crean una película protectora en los mismos y limita su pérdida hídrica. Son muy aconsejables los que contienen aceite de oliva, miel, karité, jalea real o cera de abeja por sus propiedades reparadoras.
  2. Exfolia tus labios habitualmente, al menos una vez al día, para retirar la pieles muertas. Para ello puedes utilizar el cepillo de dientes. Eso sí, trata de hacerlo cuando estén curados. Si lo haces cuando están agrietados corres el riesgo de dejar los labios en piel viva y eso es doloroso.
  3. No humedezcas los labios continuamente con la lengua. Al contrario de lo que se suele pensar, la saliva reseca la piel provocando que se agrieten con mucha más facilidad. Esto sucede porque hacemos que pasen de un estado húmedo y caliente a otro frío y seco. En consecuencia, los labios se queman.
  4. Bebe muchos líquidos, es el consejo de belleza número uno. No es ningún secreto que debemos ingerir, al menos, 1,5 litros de agua al día. No solo nos ayuda a eliminar toxinas y a regular nuestro organismo, sino también a conseguir niveles hídricos internos adecuados.
  5. Consume alimentos ricos en hierro y vitaminas B y E, son los mejores aliados para conseguir unos labios bonitos. Evita el tabaco, ¿cuántas veces se te ha quedado el labio pegado a la boquilla y al retirarlo has arrancado parte de la piel? Trata de reducir el consumo de alimentos salados, como las pipas o las patatas fritas, que producen abrasiones sin que apenas te enteres.

Los labios son una parte esencial de nuestro cuerpo y, sobre todo, de nuestra apariencia. Recuerda que no solo se deshidratan y se resecan en invierno. Cuídalos igual que cuidas de tus dientes y lucirás una sonrisa perfecta.

Share:

Deja un comentario