Muelas del juicio ¿por qué siguen ahí?

El nombre técnico para las muelas del juicio es terceros molares o cordales. Estas piezas dentales son las últimas de la arcada dental y suele haber una muela por cada cuadrante, lo que significa que podemos tener hasta cuatro. Dependiendo de cada persona, hay ocasiones en las que salen todas, otras en las que sale alguna, o incluso ninguna.

 

Hoy, las muelas del juicio no tienen ninguna función

Hay distintas teorías que afirman que nuestros ancestros necesitaban estas muelas para poder hacer frente al tipo de alimentación que seguían. Las muelas del juicio les permitían masticar mejor los vegetales, sobre todo hojas o raíces. Al tener la mandíbula más grande las muelas del juicio podían salir sin ningún problema.

Estas mismas teorías afirman que debido a la variación de los hábitos en la alimentación la mandíbula se ha ido reduciendo. Con las mandíbulas cada vez más pequeñas las muelas del juicio ya no cuentan con espacio suficiente para salir de forma correcta. Siguiendo esta teoría de la evolución los terceros cordales terminarán por desaparecer. No en vano cada vez es más frecuente encontrarnos con personas que no cuentan con estas piezas dentales, lo que llamamos agenesia dental.

Esta falta de espacio para la correcta irrupción de las muelas del juicio lleva aparejada en la mayoría de las ocasiones fuertes dolores, infecciones repetidas, inflamaciones dolorosas… Además, la presión sobre las muelas contiguas puede provocar distintos problemas en la boca como:

  • Desplazar el resto de piezas dentales, creando apiñamientos que afean la sonrisa
  • Problemas en la mordida.
  • Infecciones en encías e incluso en casos graves, infección del hueso.
  • Dolores de mandíbula.

 

La solución: extraer los terceros molares

En general, las revisiones odontológicas durante la infancia o la adolescencia nos permitirán saber si tenemos terceros molares o no, y estar preparados. Si tenemos muelas del juicio, y estas quieren salir, en la mayoría de los casos no queda más remedio que visitar al dentista para proceder a su extracción.

Con la extracción de las muelas del juicio evitaremos más problemas en la boca sin que su extracción suponga, en ningún momento problemas en la función de la masticación, ni afecte al buen desarrollo de la dentadura.

Share:

Deja un comentario