Ortodoncia lingual, Sistema Incognito

Quieres una sonrisa bonita, pero no quieres sacrificar la estética en el proceso ni que todo el mundo sepa que te estás sometiendo a una ortodoncia. La ortodoncia lingual Incógnito te permite corregir de forma eficaz la posición de tus dientes sin sacrificar tu estética dental ya que se adhieren a la parte interna del diente, al contrario que la ortodoncia tradicional en la que los brackets van colocados en la parte frontal del diente.

El Sistema Incógnito de ortodoncia lingual es el único 100% personalizado y diseñado para que cada tratamiento sea predecible y eficiente. Los brackets individualizados se adaptan perfectamente a la anatomía de cada diente, con lo que se consigue un perfil muy bajo para una comodidad óptima del paciente.

Cómo funciona la ortodoncia lingual Incógnito

Tomamos unos registros que se envían a Alemania donde se realiza un estudio virtual. Gracias a este estudio seremos capaces de ver cómo será el final de tratamiento y, a partir de esta información, se procederá a la fabricación por ordenador (CAD-CAM) de los bracket y arcos doblados robóticamente. Esto permite diseñar cada bracket de forma individual, aplicando dentro del conjunto del tratamiento, un tratamiento específico a cada bracket, para asegurar la eficiencia del tratamiento.

El material con el que está fabricado es una aleación de oro que debido a sus características de ductilidad y maleabilidad hacen que el bracket reproduzca perfectamente el diseño individual y personal del diente, por lo que el Sistema Incógnito garantizan una precisión total a nivel de la ranura del bracket dando un perfecto control tridimensional de los dientes.

Qué supone la precisión del Sistema Incógnito

La gran precisión a la hora de reproducir la anatomía de cada diente, y la fabricación por ordenador permiten que el bracket tenga un perfil menor, lo que además de mejorar la precisión con el que adecuamos las distintas fases del tratamiento, ocasiona menos problemas de fricción, rozaduras y llagas, con lo que la salud bucal y la comodidad durante el tratamiento es mayor. Además, al ir fijados en la parte posterior del diente, evitamos la descalcificación de la parte frontal, algo habitual en los casos en los que se utilizan brackets convencionales.