Tratamiento del Bruxismo nocturno y diurno

Quizá hayas escuchado en más de una ocasión que el bruxismo no se puede curar. Que es un hábito inconsciente, y que solo se pueden reducir y evitar sus efectos negativos utilizando una férula de descarga. Quizá incluso te habrán recomendado hacer relajación, yoga, o acudir a un psicólogo para tratar tu ansiedad. Pero nadie te ha ofrecido una solución concreta que pueda poner fin al bruxismo. Sin embargo, el bruxismo sí se puede tratar. Siguiendo el tratamiento para el bruxismo en Instituto Davó podrás acabar tanto con sus causas, como con sus consecuencias.

Ellas ya han superado el bruxismo

Carmen y María tenían bruxismo. En ambos casos las consecuencias les afectaban en su día a día. El dolor y no poder descansar bien por la noche puede llegar a paralizar tu vida.

Tras seguir el tratamiento para el bruxismo su calidad de vida mejoró.

¿Siempre es necesario tratar el bruxismo?

A lo largo de la vida casi todo el mundo puede sufrir una época en la que el estrés le provoque bruxismo. Si chirrias o aprietas los dientes de forma puntual y está muy vinculado a un momento concreto de estrés seguramente no te causará problemas a largo plazo. Sin embargo, si llevas mucho tiempo sufriendo bruxismo, tienes desgaste dental, dolores de cabeza recurrentes, duermes mal y estás buscando una solución para tu bruxismo, en ese caso, quizá podamos ayudarte. ¿Por qué quizá? Porque como cualquier tratamiento médico, las garantías al 100% no existen, primero debemos evaluar tu caso.

La mejor manera para saber si podemos ayudarte es que nos llames al 965 26 91 04 o nos escribas a hola@institutodavo.com (también puedes rellenar el formulario que encontrarás al final de esta página).

Pide cita con el doctor Pablo Olivares para una sesión informativa. La primera sesión es gratuita y puede ser por teléfono, así no tendrás que desplazarte. El dr. Olivares te llamará para que le expliques qué te ocurre y así, saber si puede ayudarte.

tratamiento-del-bruxismo-eficaz-bruxout

Puede que tengas bruxismo si tienes alguno de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza, de cuello o de espalda de forma habitual.
  • Dolor de mandíbulas al masticar, al acostarte, cuando te levantas.
  • En ocasiones te cruje la mandíbula.
  • Estás desgastando los dientes o incluso has roto alguno.
  • Rechinas los dientes al dormir.
  • Te han dicho que necesitas una férula de descarga.
  • Cuando tienes estrés aprietas los dientes.
  • Te levantas cansado.

¿Qué supone seguir el tratamiento?

  • 1 sesión inicial informativa Gratis. Puede ser presencial o por teléfono.
  • 7 sesiones de 35 minutos con el dr. Olivares. 1 a la semana.
  • 20 minutos diarios en casa para hacer unos sencillos ejercicios.

Y en dos meses habrás aprendido los recursos necesario para poner fin al bruxismo.

Dos meses es la duración mínima del tratamiento. Hay pacientes que en dos meses han vencido el hábito de apretar y rechinar, y hay otros pacientes que por distintos motivos necesitan más sesiones. Como todo lo que tiene que ver con la salud, cada caso es diferente, por lo cual la duración del tratamiento puede variar.

¿Qué beneficios obtendrás?

  • Pondrás fin a los dolores de cabeza de forma habitual.
  • El dolor de mandíbula al levantarte o al masticar desaparecerá.
  • Ahorrarás dinero. El desgastaste dental y la rotura de piezas dentales no volverán a ser motivo para visitar al dentista.
  • Además, podrás despedirte de la férula de descarga y volver a dormir tranquilo.
  • Dejarás de rechinar y apretar los dientes.
  • Descansarás mejor y te sentirás con más energía.

Investigando el bruxismo para ofrecer una solución eficaz

Los datos extraídos de los estudios realizados hasta ahora muestran que el bruxismo afecta a un promedio de la población adulta que va del 10% al 20%. En el caso de los niños este porcentaje aumenta, situándose el bruxismo infantil entre el 20 y el 30%.

El bruxismo es mucho más que apretar y rechinar los dientes, y sus efectos pueden ir más allá del desgaste dental.

Pero, ¿qué es realmente el bruxismo?

La palabra bruxismo tiene su origen en la unión de dos términos: el griego Brychein y el sufijo ismo; el primero significa rechinamiento de dientes y el segundo tendencia.

De este modo, el bruxismo se puede definir como la tendencia o el habito de apretar los dientes y, en ocasiones, a frotarlos (Barranca-Enriquez, Lara-Pérez y GonzàlezDeschamps, 2004; Kojo, Gomes, Lima y Tanaka, 2009).

Desde este punto de vista, todos hemos presentado en más de una ocasión episodios bruxistas sin que por ello hayamos tenido que solicitar la ayuda de ningún profesional. Generalmente, tales episodios habrán estado asociados a épocas de nuestra vida en las que hemos tenido que afrontar circunstancias estresantes o situaciones que nos han producido respuestas de ansiedad.

Ahora bien, cuando dicha respuesta deja de ser ocasional y ocurre con mayor frecuencia, será el momento de empezar a hablar de un problema importante. El bruxismo puede afectar tanto a nuestra salud bucodental, como a nuestra calidad de vida.

¿Cuántos tipos de bruxismo hay?

Actualmente establecemos dos clasificaciones. En función del momento del día en el que se produce, o atendiendo al origen o causa del mismo.

Atendiendo a su origen o causa:

  • Bruxismo generado por variables de orden biomédico
    Es el causado por alteraciones o problemas físicos, bioquímicos o neurológicos como son los generados por la maloclusión la mandíbula o enfermedades como el párkinson, la demencia o la epilepsia.
  • Bruxismo de origen psicológico
    Aquí es dónde el estrés y la ansiedad entran en juego. Se ha demostrado que las personas con mucha ansiedad o mucho estrés tienen mayor tendencia a rechinar y apretar los dientes.  De igual modo ocurre con la falta de asertividad, y con otros problemas o trastornos psicológicos que pueden terminar produciendo un patrón de contracción muscular relacionado con la articulación temporomandibular.
    Nuestros resultados confirman que tratando el llamado «bruxismo diurno» también se deja de bruxar durante la noche y se puede dormir sin recurrir al uso de la férula.
  • Bruxismo mixto
    Pese a que las causas que determinaron el inicio del bruxismo pudieran ser estrictamente biológicas o solo psicológicas, si la respuesta de bruxar se mantiene con el paso del tiempo generalmente es debido a la ocurrencia de ambos tipos de variables. Así, por ejemplo, los problemas derivados de una inadecuada oclusión (variables física) pueden terminar generando un miedo desproporcionado a rechinar y apretar los dientes (variable estrictamente psicológica). Por otro lado, la desproporción del estrés o la ansiedad con la que afrontamos la actividad cotidiana (variables estrictamente psicológicas) puede terminar sometiendo a un exceso de tensión, de manera continuada, a la articulación temporomandibular. Esto puede llegar a producir en la articulación artrosis e incluso chasquidos, o desgaste de las coronas de los dientes y de las muelas, intensos dolores de cuello y de cabeza, o pitidos en el oído (acúfenos)… que pueden dificultar, cuando no imposibilitar, el desarrollo de la actividad cotidiana de quien padece el bruxismo (variables de orden biomédico).

Atendiendo al momento del día en el que se bruxa:

  • Bruxismo nocturno
    Es el bruxismo que se manifiesta por la noche y el más conocido. Es por el que se ha extendido el uso de férulas de descarga o mordedores para evitar el desgaste de las coronas de los dientes y las muelas. El uso de la férula también fomenta que se apriete menos, aunque depende de cada caso. Hay quienes «mastican la férula» por la noche, llegando a hacerla literalmente añicos.
  • Bruxismo diurno o de vigilia
    ¿Cuándo te estresas o te enfadas aprietas los dientes? Es más habitual de lo que creemos. El bruxismo diurno es generalmente consecuencia de nuestro estrés o ansiedad. El exceso de la intensidad del estrés o la ansiedad genera un patrón de descarga inadecuado y desproporcionado en la articulación temporomandibular. Este patrón de descarga es el responsable tanto del rechinar de los dientes, como de que se aprieten los dientes como si se hubiera atrapado una presa, y no quisiéramos soltarla.

¿Síntomas y consecuencias del bruxismo?

El bruxismo se manifiesta clínicamente por la tensión sostenida de los músculos masticatorios y los desplazamientos involuntarios de la mandíbula (fricciones interoclusales intermitentes), responsables del desgaste de los dientes.

Efecto del bruxismo clínico sobre las coronas de los dientes y muelas.
Efecto del bruxismo clínico sobre las coronas de los dientes y muelas.

Cuando ocurre esto podemos afirmar que la respuesta bruxista se ha consolidado y generalizado transformándose así en un trastorno temporomandibular. Un problema para la salud de nuestra boca que nos obliga a buscar una solución.

Entre los síntomas y las consecuencias del bruxismo cabría destacar:

  • Rechinan los dientes por la noche.
  • Desgaste dental.
  • Rotura de las piezas dentales y de implantes dentales.
  • Zona de la mandíbula cargada tensa al levantarse.
  • Sueño poco reparador.
  • Dolor mandibular al masticar.
  • Dolores de cabeza recurrentes.
  • Dolores de cuello e incluso de espalda.
  • Apretar las mandíbulas en momentos de estrés.
  • Deterioro óseo de la articulación temporomandibular.

¿Qué hace que el tratamiento del dr. Pablo Olivares sea diferente?

El tratamiento del bruxismo es pionero ya que combina las últimas tecnologías en electro miofeedback, con técnicas con una gran eficacia como la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson. La combinación de las diferentes técnicas hace que el tratamiento sea muy eficaz.

¿Cuál es su duración y en qué consiste?

El tratamiento  se desarrolla a lo largo de 7 sesiones de 35 minutos de duración con una periodicidad semanal y tres seguimientos a los 3, 6 y 12 meses.

Lo primero que hacemos es realiza un diagnóstico para definir el estado inicial. También realizamos otro diagnóstico para descartar posibles trastornos que pudieran estar provocando síntomas parecidos.

Durante el diagnóstico específico para el bruxismo se realiza una exploración del estado general de la articulación temporomandibular.  Además, realizamos otros estudios que nos permiten cuantificar las variables que están implicadas en el mantenimiento del trastorno. Como por ejemplo, la tensión de los músculos maseteros, tensión que juega un papel crucial en el bruxismo diurno y nocturno.

Para realizar el diagnóstico utitlizamos programas informáticos e instrumental electromiográfico que se aplican tanto en las sesiones clínicas, como durante la noche en casa del paciente. El electromiógrafo utilizando es compacto y portátil, y puede registrar simultáneamente la actividad de los músculos maseteros, y la frecuencia cardíaca.

Además, también evaluamos:

  • La frecuencia y duración de los episodios: cuánto tiempo se pasa apretando y chirriando los dientes, y cada cuánto.
  • Las situaciones y el conjunto de las reacciones motoras, fisiológicas y cognitivas.
  • La intensidad y localización del dolor producido en zonas como las mandíbulas, la boca, el cuello, el oído, los hombros, etc.
  • Los efectos sobre el sueño, la alimentación y la salud.
  • Las interferencias en el desarrollo de la actividad y las consecuencias de orden psicosomático.

Además, el tratamiento también incluye la prevención de recaídas haciendo un seguimiento a corto, medio y largo plazo. Esto nos permite dotar de estabilidad los logros conseguidos.

Así mismo, en los pacientes que presentan un historial de bruxismo y solicitan la reposición parcial o completa de sus piezas dentales, el tratamiento permite prepararlos para prevenir que se repitan los efectos perjudiciales del bruxismo en los nuevos implantes y en el paciente:

  • Rupturas abruptas de las nuevas piezas.
  • Desgaste de las coronas.
  • Reaparición de dolores en mandíbula, oído, cuello, cabeza.
  • Acúfenos.
  • Así como otras alteraciones como las derivadas de la privación del efecto reparador del sueño

Beneficios de tratar el bruxismo

  • Reducción y eliminación del dolor.
  • La desaparición de acúfenos (fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos en el oído).
  • La retirada de la férula para dormir.
  • La ausencia de “micro-despertares” con la consiguiente restauración del efecto reparador del sueño.
  • La normalización del proceso de alimentación y de la masticación por la desaparición del dolor.
  • La vuelta del paciente a su actividad cotidiana.

¿Estás preparado para decir adiós al bruxismo?

¡No esperes más! Lláma al 965 26 91 04 y pide tu cita con el dr. Pablo Olivares. También puedes escribir a hola@institutodavo.com o rellenar el formulario que tienes bajo estas líneas.

Dr. Pablo Olivares

Dr. Pablo Olivares Olivares

Dr. en Psicología
Responsable del área de bruxismo y fobia dental.