Endodoncia

endodoncia-microscopica-tratamiento

Comúnmente conocida como “matar el nervio”, la endodoncia es el tratamiento de la pulpa dental (nervio) que está localizada en el interior del diente, con el fin de mantener el diente sano y funcional. De esta forma evitamos la extracción de la pieza. La endodoncia se realiza cuando se inflama o infecta el nervio de un diente por:

  • caries profunda
  • traumatismo (golpe)
  • enfermedad de las encías, etc

Este nervio dañado produce dolor prolongado al frío-calor, cambios de color o hinchazón; aunque también puede estar afectado y no generar molestias importantes.

Desde el área de endodoncia de Instituto Davó trabajamos para alargar la vida de los dientes el mayor tiempo posible ayudando a mantener los dientes sanos. Nuestro principal objetivo es evitar la aparición de enfermedades en la pulpa del diente, y de aparecer, ponerles remedio.

También nos encargamos de reconstruir las piezas dentales con grandes destrucciones provocadas por caries. De esta forma ayudamos a mantener una buena salud y estética dental de nuestros pacientes.

 

¿En qué consiste una endodoncia?

El tratamiento de endodoncia conlleva la desinfección interna del diente, para su posterior sellado con un medicamento que mantenga el diente sano con el paso del tiempo.

El tratamiento conlleva un mínimo de dos sesiones clínicas.

  • En la primera sesión se realizará la eliminación del tejido nervioso del interior del diente. Y tras limpiar y desinfectar el sistema de conductos interno, se procederá al rellenado con medicamento para evitar la aparición de infección dental. El diente quedará tapado en su porción coronal con un empaste provisional.
  • En la segunda sesión, se reconstruirá la corona dental dañada por la caries mediante un empaste definitivo. Dependiendo de la cantidad de estructura de corona que reste sana, será necesario o no reforzar el diente con un poste de fibra de vidrio, o la protección del diente con una corona cerámica.

Una vez realizada la endodoncia, el diente puede seguir dando molestias durante las primeras semanas. Estos dientes han sufrido alteraciones en sus funciones, por lo que su recuperación total no es instantánea.

 

 ¿Cuándo es necesaria una endodoncia?

La necesidad de una endodoncia se diagnostica tras una revisión que ha de llevar a cabo un profesional especializado, y se confirma con ayuda de una radiografía. Podemos encontrarnos frente a dos tipos de situación en los que es necesaria una endodoncia:

  • Diente vital. Cuando el paciente presenta molestias a los cambios térmicos (frío-calor) se realizará la prueba de la vitalidad pulpar. Si el diente responde de forma intensa al estímulo térmico, pero al retirar dicho estímulo la sensación dolorosa desaparece, se trata de una posible pulpitis reversible (inflamación del nervio), que se intentará solucionar con un empaste. Por el contrario, cuando al aplicar  frío en la corona del diente afectado, la sensación es dolorosa, y al retirar el estímulo el diente permanece dolorido con el paso de los segundos, estamos ante un caso de pulpitis irreversible, y en tal caso la única solución es realizar el tratamiento de endodoncia o desvitalización.
  • Diente necrótico. Si al aplicar el frío sobre el diente afectado, el paciente no percibe el cambio térmico, y a las pruebas de percusión o palpación el resultado es doloroso, es significativo que el nervio ha sufrido una necrosis (El nervio se muere ante la ausencia de tratamiento).

Si la endodoncia falla o no es viable, la única alternativa es la extracción dental, tras lo cual lo más recomendable es la colocación de un implante dental.

sergio

Dr. Sergio Sánchez

Odontólogo
Endodoncista